miércoles, 3 de febrero de 2010

¿POR QUE MI HIJO ES TAN REBELDE? ¿SERA LA ADOLESCENCIA?


Aida Soledad Guzmán Bravo

Cuando hablamos de adolescencia generalmente nos encontramos con referencias tales como rebeldía, necedad, confusión, sexualidad, libertad, peligro, entre otros, de tal manera que para acercarnos a ésta, creo necesario reflexionar sobre la idea preestablecida que tenemos acerca de este momento en la vida. Este ejercicio podría ayudarnos a aclarar algunos conceptos y nos abriría la puerta a áreas que son de difícil acceso debido al innumerable número de tabúes relacionados con la adolescencia y de esta manera, podremos abarcarla desde una perspectiva más clara y accesible, es decir, tomémoslo como algo personal.
Muchas veces nos encontramos con planteamientos de los padres o maestros de adolescentes, refiriéndose a ellos como viviendo en un momento especialmente conflictivo y por ende indeseable; pocas veces se entiende que es un momento en la vida, una etapa de transición en la que podemos observar una innumerable gama de conductas, paradigmas y maneras de enfrentar. Adolescencia es una noción en cierto sentido nueva, contempla una etapa del desarrollo del individuo que ha ido reestructurándose conceptualmente y que incluso en otros momentos de la historia de la sociedad era difícil encontrar referencias al respecto.
Si hablamos de jóvenes y su relación con la vida adulta, podremos entrar en una discusión profunda de como los segundos ven a los primeros, desorientados, confundidos, irresponsables, con una idea poco realista de la vida; en fin, ¿quién no ha escuchado e incluso hecho algún comentario del tipo: “estos jóvenes ¿no se dan cuenta de las dificultades que la vida implica”? ¿“Por qué no pueden asumir la responsabilidad de sus vidas”? “¡que manera de desperdiciar el tiempo!”, etc.
Tendríamos que cuestionar: ¿Cómo es que los padres y aún los adultos más responsables vivieron su adolescencia?, ¿cómo es que sortearon esa etapa de la vida y salieron de ella sin raspones o sin heridas evidentes? Y de entrada ¿cuándo se es adolescente?
La adolescencia abarca de los 13 o 14 años hasta los 19 y en la actualidad incluso después de esta edad se habla de una adolescencia tardía que llegaría hasta pasados los 20 años de edad. Se le relaciona con rebeldía, oposición frente a las figuras de autoridad y se considera una etapa de riesgos.
Sin embargo hay que entender que durante este periodo de la vida se manifiestan grandes cambios y también se obtienen grandes logros, como la identidad y el proyecto de vida ya que nos encontramos con el por qué de tanta rebeldía y de tanta oposición, con la razón incluso de la agresión y la apatía con la que muchos jóvenes atraviesan por esta etapa y algunos desafortunadamente se quedan en ella o no logran ir más allá.
Las estadísticas arrojan importantes datos sobre el alto grado de tendencia a las conductas de riesgo durante la adolescencia y es por ello que incluso muchos adolescentes sufren accidentes automovilísticos siendo la causa número uno de muerte de jóvenes en México, generalmente asociada también al consumo de bebidas alcohólicas y estupefacientes.
Podemos preocuparnos, incluso tener miedo de lo que puede suceder a nuestros hijos adolescentes en un mundo cambiante y de constantes retos, pero no podemos cerrar los ojos a la realidad, ellos han crecido y seguirán haciéndolo a pesar nuestro; así que lo mejor que podemos hacer es enfrentarlo, hagámoslo de la mejor manera posible; mantengámonos siempre informados, siempre dispuestos a escuchar y lleguemos a acuerdos, no intentemos anular una realidad que sólo terminará por abrumarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada